Cómo medir tu huella de carbono: guía con enfoque empresarial y comunicacional

BlogEstrategia Ambiental • 16-11-21

El calentamiento global es uno de los retos más grandes a los que se enfrenta la humanidad. Este aumento general de temperatura está relacionado directamente con la emisión de gases de efecto invernadero (GEI).

Por esa razón, desde hace tiempo comenzaron a difundirse tests que te invitaban a calcular tu huella de carbono.

Esta huella comprende la emisión personal de GEI. Para obtenerla había que dar respuesta a preguntas como cuál es el medio de transporte que utilizas para ir a la escuela o trabajo o con qué frecuencia viajas en avión, entre otras.

Si bien la huella de carbono personal es un cálculo más o menos conocido entre la sociedad, o, al menos, entre el sector más joven de esta, poco se sabe aún sobre la huella de carbono corporativa y las acciones que se pueden implementar para reducirla y comunicar con eficiencia los resultados.

 

Tabla de contenido

 

¿Qué es la huella de carbono corporativa?

La huella de carbono corporativa es un indicador de la cantidad de GEI generados o emitidos por una empresa durante todo el ciclo de vida de producción de un objeto o servicio. En ocasiones, también puede comprender el consumo y la eliminación o desecho de este.

 

Cómo medir tu huella de carbono Agencia Verde

Usualmente, se considera que la huella de carbono contabiliza sólo las emisiones de
dióxido de carbono, sin embargo, también puede dar cuenta de otros gases contaminantes.

 

Los GEI que se consideran para obtener esta cantidad son el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O), los hidrofluorocarbonos (HFC), los perfluorocarbonos (PFC) y el hexafluoruro de azufre (SF6) (1). Todos son gases identificados en el Protocolo de Kioto.

 

Las primeras iniciativas en la medición de GEI se dieron a inicios del año 2000; su objetivo fue registrar las emisiones de organizaciones en inventarios (1).

 

Al conocer la cantidad de emisiones que generan, las empresas pueden realizar acciones para disminuir su huella y contribuir, de esta forma, a la mitigación del cambio climático.

 

Una reputación sólida y confiable es uno de los beneficios de una identidad sostenible comunicada de forma correcta. Conoce otros en este artículo sobre comunicación empresarial.

 

Cómo medir este indicador

La medición de la huella de carbono consiste en un ejercicio de contabilidad de emisiones de GEI. En general y en términos amplios, el método para medir la huella de carbono corporativa se compone de cuatro pasos a seguir, que son (1):

 

1. Determinación del foco de medición

La primera acción que debe tomar una empresa, que ha decidido conocer su huella de carbono, es saber cuál va a ser el foco de la medición; puede ser toda la empresa, una parte de ella, un proyecto, servicio o producto. Después de esto, debe decidir la metodología que quiere ocupar.

Esta puede estar condicionada por diversos factores, como el consumidor de la empresa o producto, el sector o el mercado de destino. Las metodologías más reconocidas y utilizadas a nivel internacional son:

Los consultores ambientales pueden ayudar a la empresa a elegir la mejor metodología. En Agencia Verde estamos comprometidos en trabajar por un mundo cada vez más sostenible y estamos aquí para ayudarte a crear una estrategia que sea buena para el planeta, las personas y tu marca. Escríbenos.

 

2. Identificación de las fuentes de emisión

Una vez elegida la metodología deben identificarse las fuentes de emisión de gases: directas e indirectas. Las primeras provienen de fuentes que son propiedad de la empresa o son controladas por esta.

En cambio, las segundas ocurren como consecuencia de la producción, pero no son propiedad ni están controladas por la empresa.

Ejemplos de fuentes directas son el consumo eléctrico, los combustibles fósiles y los embalajes y de fuentes indirectas, el transporte o el reciclaje del producto que, comúnmente, depende de otros proveedores.

 

3. Especificación de los alcances

El cálculo de la huella de carbono corporativa no tiene que incluir todas las fuentes de emisiones. Las exclusiones pueden tener diversos motivos, como un alto costo de obtención, la no disponibilidad o la poca relevancia en términos de emisiones.

 

Empresas incorporan estrategias para combatir la crisis climática Agencia Verde

Grandes empresas han incorporado estrategias corporativas para combatir la crisis climática, 
pero aún es necesario que esta tendencia sea adoptada también por las empresas emergentes.

 

La determinación de estas fuentes recibe el nombre de fijación de los alcances para la medición de la huella corporativa. Estos comprenden la siguiente clasificación:

  1. Incluye todas las emisiones directas.

  2. Considera las emisiones indirectas asociadas a la energía que consume la empresa.

  3. Refiere tanto las emisiones directas como las indirectas.

De los tres alcances, el más que abarca es el tercero porque incorpora tanto los insumos utilizados para la producción de un objeto o proyecto, como el futuro de estos una vez que acaba el ciclo de producción en la empresa.

 

El objetivo de la contabilidad de GEI es incentivar la transición hacia formas de producción menos contaminantes, limitando las emisiones resultantes de toda la cadena.

 

La relevancia de los alcances depende de la empresa para la cual se esté realizando el cálculo. Si la revisión es para conocer las emisiones de un solo producto se conoce como “análisis del ciclo de vida” y puede ser de dos tipos: de la cuna a la tumba o de la cuna a la puerta.

El análisis de la cuna a la tumba engloba todas las etapas de la producción: adquisición de materias primas, fabricación, procesado, distribución, transporte, uso, mantenimiento y gestión de residuos (reciclado, valorización y eliminación).

Por su parte, el análisis de la cuna a la puerta es más restringido y solo incluye las etapas previas a la distribución.

 

4. Cálculo de la huella de carbono

La huella se calcula en toneladas de dióxido de carbono con el propósito de tener una unidad común para expresar estas emisiones. Esta medida se obtiene de multiplicar el desprendimiento de cada uno de los gases por su respectivo potencial de calentamiento global al cabo de 100 años (1).

De acuerdo con la metodología utilizada, los gases considerados pueden ser más o menos relevantes. Así, por ejemplo, algunas metodologías consideran todos los GEI (incluyendo el ozono troposférico y el vapor de agua), mientras que otras sólo los identificados en el Protocolo de Kioto.

 

La ecoinnovación es una estrategia que aporta positivamente al planeta. Conoce todo lo que tienes que saber sobre innovación ecológica aquí.

 

¿Cuáles son los beneficios?

El principal objetivo de la medición de la huella de carbono es reducir las emisiones de GEI, con lo que se beneficiaría tanto a la empresa como a la sociedad. No obstante, además de este beneficio poco tangible y de largo plazo, existen algunos otros que pueden ser de interés corporativo y lograrse en un tiempo menor (1):

Si hay una reducción general en las emisiones de GEI, las empresas tienen una mayor oportunidad de seguir operando sin verse afectadas por los fenómenos naturales.

Sin una medición y una reducción de este tipo de emisiones, en un futuro cercano, la mayoría de las empresas podrían verse afectadas con la disminución o, incluso, con la interrupción de su capacidad de producción. De hecho, algunas empresas del sector agrícola ya están resintiendo los efectos de las sequías e inundaciones.

La información sobre las emisiones de GEI ayuda a identificar insumos o procesos que necesiten ajustarse o cambiarse para mejorar la eficiencia del sistema de producción.

Muchos de estos cambios pueden generarse en el sector energético e impactar de manera positiva no sólo en la reducción de la huella de carbono, sino también en el ahorro de costos. Así, la identificación y corrección de las ineficiencias se traducirá en una producción más eficiente y barata.

Trabajar con grupos interdisciplinarios para medir la huella de carbono genera, en la mayoría de los casos, una conciencia individual sobre la importancia y la necesidad de reducir todas las emisiones contaminantes. Esta conciencia se traslada a los círculos personales de los trabajadores generando un impacto social mayor.

 

La medición y reducción de la huella de carbono corporativa también es un incentivo para aumentar la eficiencia y competitividad de las empresas.

 

Los procesos y productos que generan una menor cantidad de emisiones de GEI son los más valorados por los mercados internacionales. Además, satisfacer los requisitos de sostenibilidad ambiental fortalecerá la marca del producto haciéndola más competitiva.

Si bien la mayoría de los países de América Latina aún no tienen exigencias concretas relacionadas con este tema, cada vez más los consumidores, comercializadores y distribuidores están prefiriendo empresas que estén a la vanguardia en materia de responsabilidad social, y que creen negocios transparentes y comprometidos con la sociedad.

El cálculo de la huella de carbono también es una oportunidad para comenzar a prestar atención a otros temas como la gestión de los residuos y el aprovechamiento del agua, que están empezando a discutirse en los mercados internacionales y a ser valorados por estos.

Es verdad que la incorporación de estos cambios puede requerir de esfuerzos personales y económicos; no obstante, los sistemas de producción más eficientes y los productos más amigables con el ambiente pueden traer consigo ganancias sustanciales en los próximos años. 

En Agencia Verde podemos asesorarte en la incorporación de estrategias comunicacionales para dar a conocer tus resultados ambientales. Contáctanos y comencemos a trabajar por el planeta.

 

¿Cuáles son los costos e inversiones de medir la huella de carbono?

Uno de los principales motivos por los cuales las empresas no buscan reducir sus emisiones de GEI es porque persiste la idea de que tanto la medición de la huella como las acciones para disminuirla son muy costosas; sin embargo, los informes más recientes de empresas de países desarrollados han demostrado que el costo es cada vez menor.

 

Productos y proyectos verdes son una gran inversión para las empresas Agencia Verde

Los productos y proyectos verdes gozan de ventajas en términos de marketing 
y suelen venderse por un precio mayor, siendo una gran inversión para las empresas.

 

Según el Carbon Disclosure Project, la inversión monetaria en acciones para disminuir la huella de carbono en empresas están generando retornos satisfactorios, de hasta 33% de forma anual, lo que significa que la inversión estará cubierta hasta un promedio de tres años (1).

Este proyecto también indica que las actividades más eficientes desde el punto de vista financiero como ambiental son las relacionadas con la eficiencia energética, que genera una tasa interna de retorno de más del 100 % y una alta reducción en las emisiones de GEI (1).

 

¿Cómo comunicar la huella de carbono corporativa?

La medición de la huella de carbono es un paso esencial para que las empresas se percaten de ciertas ineficiencias en sus procesos de producción y del impacto que generan sus actividades, ya sea en forma de productos o de proyectos; sin embargo, este paso no es el único que hay que dar.

El siguiente consiste en comunicar los resultados de la medición. Esta difusión es relevante por dos motivos esenciales.

El primero es que permite dar a conocer el compromiso de la empresa con el uso eficiente de los recursos naturales y el segundo, es que la divulgación puede ser de ayuda para formular políticas públicas frente a la crisis climática.

Al igual que con las metodologías, tampoco hay un solo formato para comunicar la evaluación o reducción de la huella de carbono. Entre las principales maneras se encuentran:

Sea cual sea el formato elegido, hasta ahora la divulgación se realiza casi siempre al interior de la empresa. Sin importar que esta comunicación se mantenga en un círculo reducido, es necesario tener estrategias de comunicación empresarial para dar a conocer de manera exitosa los motivos y alcances de las acciones emprendidas.

Lo deseable es comunicar todas las medidas y los resultados en otros círculos y, preferentemente, hacerlas llegar al consumidor final porque estas pueden impactar en la preferencia por el servicio o el producto, frente a otros que provengan de empresas que no están cumpliendo con acciones para minimizar el impacto ambiental.

 

Demanda creciente para disminuir la huella de carbono Agencia Verde

En la actualidad hay una demanda creciente por conocer las acciones
que están tomando las empresas para disminuir la huella de carbono.

 

Si bien el consumidor final puede apreciar los esfuerzos empresariales por comenzar un sistema de producción más verde, también es probable que no lo haga. Para evitar esta situación se recomienda utilizar estrategias de comunicación empresarial eficaces.

Una de las estrategias más populares es la creación de campañas de difusión para llamar la atención del mercado y dar a conocer las posibles acciones de reducción o contención.

En Agencia Verde desarrollamos campañas que comunican las iniciativas de impacto de la manera más eficaz, contáctanos.

En términos muy generales, las campañas deben comunicar siempre en positivo, dar a conocer los compromisos en el futuro a corto, medio y largo plazo e informar sobre las acciones responsables con nuestro planeta.

 

Es importante comenzar a tomar acción en el tema del cambio climático, ya que impacta a todas las empresas (y personas) en mayor o menor medida.

 

Otra de las estrategias es implementar una etiqueta multicriterio en la que se incluya información sobre la huella del producto y otro indicador ambiental, como puede ser el consumo de agua, el uso de recursos no renovables o la acidificación del aire. Estas etiquetas establecen una comunicación directa con el consumidor final.

La demanda por informar las medidas que las empresas están tomando a favor del medio ambiente va a ser cada vez mayor. Por lo tanto, es importante empezar a tomar el rumbo.

#UseYourPowerForGood

 

¿Te interesa el diseño sostenible? Lee nuestro artículo sobre ecodiseño y comprueba que es una de las respuestas para el uso eficiente de recursos.

 

Referencias

Alicia Frohmann y Ximena Olmos. Huella de carbono, exportaciones y estrategias empresariales frente al cambio climático. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 2013. Consultado el 13 de octubre de 2021.